EL MINISTRO DE SEGURIDAD SERGIO BERNI RECORTO EL PODER DE LOS INTENDENTES ANTE LA POLICIA DISTRITAL

En el conurbano, los jefes comunales temen conflicto social por la recesión que causará la cuarentena.

El ministro de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires, Sergio Berni, decidió recortar el poder que los intendentes mantenían sobre la Policía en sus distritos, para afrontar el operativo de la fuerza bonaerense que busca hacer cumplir la cuarentena por el coronavirus.

“En muchos distritos y en situaciones normales el intendente tiene cierta injerencia radial sobre los policías en la cadena de comando”, sostuvo Berni en conferencia de prensa. “Pero en una situación como la que atravesamos, el mando es unipersonal”, sentenció.

La medida generó preocupación y malestar entre los intendentes, especialmente los del conurbano bonaerense. Esos jefes comunales alertan sobre la posibilidad del estallido del conflicto social ante la profundización de la recesión que se espera con la cuarentena. En sus territorios está el grueso del sector más afectado por las restricciones a la circulación: el de la economía informal.

Pero Berni fue terminante sobre la situación de la Policía: “Ellos responden solo al jefe de la fuerza, porque así lo amerita la situación. Los intendentes deben entender que existe una medida nacional que hay que respetar”. El operativo está conformado por 90 mil efectivos, mientras que hay 10 mil en reserva.

Por su parte, el Presidente de la Nación, Alberto Fernández, se reúne con intendentes del conurbano para contener la crisis.

El Gobierno Nacional definirá un plan de seguridad y de ayuda social junto a los intendentes para contener a los sectores de la economía informal, los más castigados por el aislamiento.

Junto al primer mandatario estará el gobernador Axel Kicillof y todos los intendentes del primer y segundo cordón del conurbano bonaerense. A los ojos del gobierno, en esa geografía donde habitan más de 10 millones de personas se librará la batalla más compleja contra el coronavirus, por eso buscan anticiparse a los posibles conflictos que se presentarán.

Los temas de los que el Gobierno se tiene que ocupar se presentan en tres ejes. El primero es preparar el sistema de salud para cuando llegue el pico de enfermos, que se prevé para las próximas semanas. Lo segundo es lograr que se respete la cuarentena obligatoria, para restringir la propagación de la enfermedad. Y por último necesita desplegar un fuerte operativo de contención social para asistir a las familias que, por el aislamiento, se quedaron sin fuentes de ingresos.

El Presidente, el gobernador y los intendentes –sin distinción de color político- debatirán hoy los diferentes mecanismos para atender las consecuencias sanitarias, sociales y económicas de la crisis. El plan de distribución de comida sería uno de los asuntos urgentes a tratar. Y se podría llegar a involucrar al Ejército para garantizar que el alimento llegue a todos los sectores que lo necesitan.

Como otra cara de la misma moneda aparece el tema de la seguridad. El Gobierno apuntará a tener un importante despliegue policial para evitar cualquier tipo de desborde, como los robos y saqueos. Y al mismo tiempo hacer cumplir la cuarentena en los sectores más reacios a quedarse en sus casas.

En declaraciones televisivas, el Presidente afirmó: “Lo que más me preocupa es la incomprensión de la gente. Me preocupa que haya tontos que no entienden el riesgo en el que estamos”. Y agregó: “Me preocupa el idiota que circula con fiebre y que puede estar lastimando la salud de todos. Me preocupa mucho su egocentrismo y que no pueda medir el daño que le puede hacer al que está al lado”.

Créditos: El Diario Sur

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: