EL SENADO APROBO DESARMAR A LOS EFECTIVOS DE SEGURIDAD DENUNCIADOS POR VIOLENCIA DE GENERO

La Cámara Alta aprobó con 42 votos el proyecto de ley de la senadora peronista Sigrid Kunath que propone que si un agente es denunciado por violencia de género no pueda portar su arma reglamentaria. Además, en caso de que la víctima también pertenezca a la fuerza, tras la denuncia pasen a ejercer funciones en cargos separados.

El Senado de la nación aprobó por unanimidad el proyecto de ley de Sigrid Kunath que establece un mecanismo de prevención y control de armas de fuego desde una perspectiva de género. Así, entonces, lo que se propone es que aquellos agentes de seguridad que hayan sido denunciados por violencia contra las mujeres no gocen de autorización para portar armas.

La propuesta legislativa tuvo el apoyo de 42 legisladores. “Buscamos que en los casos donde exista una denuncia por violencia de género y donde además exista judicialización de la situación planteada, que ante esa ante la denuncia la quita del arma reglamentaria sea obligatoria, no una facultad del juez de hacerlo o no”, explicó Kunath.

En los casos en que el presunto agresor sea agente de algún cuerpo policial, fuerza de seguridad o fuerza armada, el juez deberá, en forma urgente, notificar a los ministerios de Seguridad, de Justicia y de Defensa de la Nación, o al órgano competente a nivel local, según corresponda.

A su vez, “deberá ordenar el inmediato retiro del arma de dotación del agente denunciado por el plazo que determine, disponiendo la suspensión temporaria de la autorización para la tenencia, portación y transporte de armas de fuego y municiones”.

En el debate que se desarrolló en el recinto, se incorporó una modificación que propuso la senadora mendocina Pamela Verasay para que, si el presunto agresor y la víctima resultan ser agentes del mismo cuerpo, luego de la denuncia por violencia de género pasen a ejercer funciones en cargos separados, para evitar todo tipo de contacto.

Be the first to comment

Leave a Reply