EL PARO GENERAL SE SIENTE: CRUCES ENTRE LA CGT Y EL GOBIERNO

El paro que la CGT realiza desde las 0 hora de este lunes se sentía con fuerza en la Ciudad de Buenos Aires a media mañana, en medio de algunos cortes de tránsito realizados por agrupaciones de izquierda y la falta de transporte público.

En ese contexto, desde el sindicalismo afirmaron que la huelga tenía una alta adhesión en todo el país, mientras que el propio presidente Mauricio Macri aseguró que “no contribuye a nada”. De todas formas, en el Gobierno insisten con que están “abiertos al diálogo”.

La adhesión de los gremios del transporte a la medida de fuerza impulsada por la central obrera garantizó una alta ausencia a los lugares de trabajo, ya que no funcionan colectivos, trenes ni subtes. También se vio afectada la llegada y salida de aviones, mientras que los taxis funcionaban parcialmente.

Según estimaciones oficiales, en el Área Metropolitana de Buenos Aires hay mas de 15 millones de usuarios de transporte público afectados. Esto son alrededor de 13 millones de pasajeros de colectivo más 1,5 millones de usuarios aproximadamente de las líneas de trenes y unos 1,2 millones de usuarios de subte en la ciudad de Buenos Aires.

En ese marco, agrupaciones de izquierda junto a sectores más combativos del sindicalismo llevaban adelante lo que llaman “un paro activo” con cortes de calles y en los accesos. Desde el mediodía, levantaron todos los piquetes y realizaban un acto frente al Obelisco, por lo que interrumpían el tránsito en la intersección de las avenidas 9 de Julio y Corrientes.

“Este paro general se hizo a pesar de la CGT, con la fuerza que vino de abajo y con la misma fuerza vamos a seguir empujando por las 36 horas, por un plan de lucha”, afirmó durante el acto Rubén “Pollo” Sobrero, dirigente ferroviario.

Entre otras organizaciones participan el Frente de izquierda, Nuevo MAS, MST, el Movimiento de Agrupaciones Clasistas y el PTS. El sector más afectado fue el punto Pueyrredón, que permanecía cortado totalmente desde las 7.

Tras las primeras evaluaciones del impacto del paro general, Macri rechazó la medida aunque insistió en la necesidad de mantener el diálogo con la central obrera.

Claramente no contribuyen a nada, no suman, yo no veo que haya habido un gobierno en décadas con tanta preocupación por el empleo y el trabajador y por generar nuevas oportunidades . Hay que seguir haciendo lo que venimos haciendo, trabajando en conjunto, sentados en una misma mesa, como hicimos con Vaca Muerta o como con la mesa de la carne”, sostuvo el mandatario desde Tandil.

Foto David Fernandez

En el mismo tono, el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, lo adjudicó a una “discusión de dirigentes, más que de la gente” y resaltó las medidas oficiales para mejorar la situación de los trabajadores.

En tanto, desde el sindicalismo afirmaron que la huelga tiene un alto acatamiento y no descartaron nuevas medidas en caso de que no haya un cambio en las políticas oficiales.

El paro ha sido muy fuerte. Me parece que mañana el gobierno tiene que llamar a una reunión, no solo a la CGT, sino a empresarios, Iglesia. A todos, a gobiernos anteriores. Debemos buscar entre todos el camino a una economía coherente”, sostuvo el titular de la UTA, Roberto Fernández.

En tanto, Pablo Moyano pidió que el paro  “sea el inicio de la unidad del movimiento sindical” y pronosticó “más paros y movilizaciones”.

Fuente: Clarin.com